La Reserva Mangaloma es un lugar hermoso que nos brinda la posibilidad de disfrutar de la naturaleza y de estar con uno mismo. Por eso es idóneo para el turismo de relajación, así como la realización de talleres y retiros para el desarrollo personal.